viernes, 1 de abril de 2016

RESEÑA #9 - Morir no es tan fácil / Belinda Bauer



Morir no es tan fácil
Belinda Bauer
Roca Editorial / 9788499189314 
 352 páginas / Tapa blanda con solapa


El cuerpo que Patrick Fort está examinando en clase de anatomía intenta decirle que ha sido víctima de un asesinato. La vida ya es suficientemente extraña para el obsesivo Patrick, que padece el síndrome de Asperger, incluso antes de tratar de resolver un posible homicidio. Sin embargo, se verá obligado a unir las sutiles piezas de un rompecabezas a través de pistas silenciosas que gritan por existir, en una sofisticada investigación que le hará sentirse vivo mientras tiene la muerte muy cerca.




Y para no perder la costumbre, y aún a riesgo de confirmar, muy a mi pesar, que sí soy superficial (en cuanto a libros se refiere) tengo que admitir que la portada de este libro llamó mi atención. Y no sólo la portada, el título, esa sentencia que puede ser entendida en varios sentidos, fue otro aspecto decisivo. 


El primer párrafo del libro ya te indica que te encuentras ante algo distinto, una novela cuanto menos original:

" Morir no es tan fácil como lo pintan en las películas.
En el cine, un coche patina en el hielo, derrapa por en medio de la carretera y vuelca por el borde del acantilado.
Se cae, da vueltas, se abren las puertas, se abolla y describe un arco, se abolla y describe un arco…, hasta que por fin choca contra un árbol y se queda con las ruedas bocarriba como una tortuga echando una bocanada de humo. Otros conductores se detienen en seco, dejan la puerta abierta y corren hacia el precipicio para contemplar con horror cómo el coche…
El coche hace una pausa dramática.Y entonces estalla en llamas.
La gente retrocede, se cubre la cara y da media vuelta.
En las películas ni siquiera tienen que decirlo.
En el cine, el conductor ha muerto."

Morir no es tan fácil está narrada en tercera persona y a través de los distintos capítulos vamos descubriendo a los personajes relevantes de la historia:

Patrick Fort de dieciocho añostiene síndrome de Asperger. Sigue sin comprender qué pasa cuando alguien muere y por qué ocurre. Nadie parece querer explicárselo, o quizás nadie lo sabe,  así que busca respuestas en todo pequeño animal que se encuentra muerto. Tal vez si estudia anatomía en la universidad consiga saber qué fue de su padre. Murió, si, ¿pero que le pasó despues de "eso"?

Sarah es la madre de Patrick: su hijo continúa siendo un enigma para ella: no le entiende, no conecta con él y nunca lo ha hecho. Era Matt, su difundo marido quién comprendía a Patrick.  Todo sería más fácil si su hijo fuese distinto, si tan sólo fuese..."normal". 

Sam se despierta en el hospital tras meses es coma. Su mente está atrapada en un cuerpo que no le responde, y nadie parece darse cuenta. ¿Se supone que esa mujer que le habla y llora a su lado es su esposa? no puede ser, ella no es Alice y ¿dónde está Lexi, su hija?. 
Sam no puede hablar, no puede moverse: ¿cómo puede explicarle a alguien que ha visto como un médico asesinaba al paciente de la cama de al lado? ¿Será él el siguiente?  
Tracy Evans es enfermera en la unidad de neurología del hospital. No soporta su trabajo. La mayoría de los pacientes están en coma y todo es muy aburrido. Tán sólo la saca de su monotonía coquetear con el señor Deal, cuya mujer sigue en coma, y a él  parece no importarle.


Morir no es tan fácil es una novela de suspense muy  original, con toques de novela negra, una trama ágil y un protagonista sin duda especial que le da un punto de vista totalmente distinto a la historia.  
La trama es muy fluída, y lo que en un principio puede parecer la sucesión de "vidas" totalmente separadas, sin conexión, se convierte al final en un puzzle dónde todo encaja a la perfección.  
Reconozco, no sin asombrarme de mi torpeza, que cúando ya daba por innecesaria la inclusión de uno de los personajes, preguntándome si era más relleno que otra cosa, la autora me maravilló cerrando su trama de la manera más sencilla pero no por ello menos genial.
 
El final es sorprendente, y resulta fascinante como Belinda Bauer ata todos los cabos en las últimas 20 páginas, incluso aquellos que yo ni consideraba sueltos ( si, o lo leí en una etapa especialmente "espesa" de mi vida, o cómo detective no valgo una mierda).

En difinitiva, Morir no es tan fácil, es un libro que me ha encantado, con un protagonista "diferente" , un  punto de vista original y un final que sorprende. 

Muy recomendable
               

¿Lo habéis leído? Dejadme vuestros comentarios ;)

Patricia
 

1 comentario:

  1. Después de tu reseña, habrá que leerla. Tomo nota.
    Besos

    ResponderEliminar